Buscar
  • Calideum

¿Nos gusta hacer años?

Me lo planteo muchas veces pero, no por mí. A mi me encantan los cumpleaños, celebrarlo y soplar las velas del pastel cada año. Me lo planteo por quienes sufren lo que a mi me gusta tanto hacer. Seguro que alguno vez has escuchado: ¡No me recuerdes que es mi cumpleaños! ¡Ay, calla! Que mayor me estoy haciendo! ¡Quién pillara tus 30 años ahora mismo! Etc., etc. etc. Incluso preguntar por la edad... ¡Es de mala educación! 'Esas cosas no se preguntan'



Después de escuchar estas respuestas en mi entorno, realmente me lo planteo: ¿Gusta hacer años?

Y si la respuesta es no, ¿Por qué no?

En mi humilde opinión, pienso que envejecer (que no es ni más ni menos, que cumplir años) es un proceso que asusta, que se vuelve tabú, que se magnifica y sobretodo, que tiene una connotación negativa muy arraigada en la sociedad y desde hace muchos años. ¡Vaya, que esta creencia también envejece!

Ante este hecho yo me plantearía, ¿A qué se tiene miedo? ¿Qué se esconde detrás de la negación a hacerse mayor? ¿Qué te imaginas en tu cabeza cumpliendo años? De hecho esto, es un buen ejercicio (Aviso, es muy potente a nivel emocional):

Grávate, escríbete a tu yo de 80-90 años... ¿Qué miedos, necesidades, deseos le estás transmitiendo?

Hasta ahora hemos hablado de tí y de tus años pero, ese miedo, esa negación también aparece en tí cuando piensas en tu entorno, tu familia. Los años de tus padres, abuelos, amigos... eso también remueve. Sobretodo, el ver en los demás lo que no queremos ver como por ejemplo, una enfermedad, un declive cognitivo, físico, funcional... y eso impulsa y dispara la inseguridad y déjame decirte que ante la inseguridad, sale el fenómeno 'Paternalista' que seria eso que les decimos a las personas mayores: 'Deja, ya lo hago yo... te ayudo y así vamos más rápido... Te vas a caer... Solo no te puedes quedar, te puede pasar algo...' ¿Te suena?

Gran tema, que da mucho qué hablar (de los próximos temas del blog).




Supongo que compartes conmigo que negar lo evidente no ayuda a avanzar. Aceptar nos abre un camino y en ese camino que estará lleno de obstáculos (qué aburrido sino), tenemos herramientas, recursos, personas que nos ayudan a saltarlo. Créeme, es así. Hacer años es vivir, seguir disfrutando y caminando, sea como sea.

Me gustaría que cuando nos preguntaran que edad tenemos, dijeramos: 'Tengo X años' y ¡Qué bueno tenerlos!
9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo